Médicos Por La Verdad España

Ampliación 1 del “Estudio BARBASTRO”. Teoría de la interferencia inmunológica entre los polisorbatos parenterales y el SARS-COV 2. Papel de las C-lectinas.

El COVID-19 grave podría ser consecuencia de un efecto adverso del polisorbato incluido como excipiente en la vacuna antigripal adyuvada, entre otros medicamentos, al interferir éste con la inmunidad humana innata frente a los virus.

Por su frecuencia de aparición, el efecto adverso se situaría entre raro y poco frecuente, pero su repercusión a escala mundial se vería multiplicada por la falta de prudencia en las políticas
sanitarias de registro de medicamentos que incluyen en su composición excipientes de conocida toxicidad y dirigidos a un uso masivo.

Los individuos que enferman por COVID-19 y han recibido previamente polisorbato por vía parenteral, fallecen más por COVID-19 que los que no lo han recibido.

Las C-lectinas del endotelio vascular intervienen en la inmunidad innata frente a virus nuevos, uniéndose a ellos por su afinidad a los carbohidratos de la envoltura viral, como
primer paso para su posterior eliminación.

Los polisorbatos administrados por vía parenteral pueden alterar significativamente las Clectinas de las membranas de los vasos de determinados individuos, interfiriendo en su
normal funcionamiento.

En esos individuos, ante la llegada del SARS-CoV-2, esas C-lectinas alteradas por el polisorbato pueden fallar en su fijación del nuevo coronavirus, que puede ver facilitada su
entrada en las células vasculares y replicarse en ellas, provocando el COVID-19 grave.

Ver estudio completo